Vida sexual & HAP

El tema de hoy es inspirado por el mes de Febrero y la celebración más romántica del año: Día de San Valentín. El romance es casi siempre el protagonista por esas fechas, por lo tanto es un buen momento para tratar un tema tabú.

Cuando se vive con una enfermedad que afecta pulmones, corazón, y capacidad física, una de las preguntas que más puede rondar la cabeza de los/las pacientes es “¿puedo llevar una relación íntima con mi pareja?”. Dado que esto puede implicar esfuerzo para el corazón, es un tema que puede llegar a preocuparnos. Normalmente encontramos difícil hablar de esto con nuestros médicos, pues es algo personal, así que muchos/as pacientes prefieren guardarse sus preguntas.

En el Congreso Internacional de Hipertensión Pulmonar que tiene lugar cada dos años, se explora un gran abanico de temas relevantes para la comunidad afectada directa o indirectamente por la Hipertensión Pulmonar. En el 2016 tuvo lugar en Dallas, Texas, y uno de los muchos temas fue “Problemas de Intimidad”. Había una sesión para hombres y una para mujeres, y obviamente yo entré al de mujeres. Los voluntarios del Congreso se encargaron de que ningún hombre entrara a nuestra sesión, así como que ninguna mujer entrara a la sesión de hombres. De esta manera los y las pacientes podían hacer sus preguntas en un ambiente seguro y de confianza.

Problemas de Intimidad – Mujeres

(Cabe notar que muchos puntos aplican tanto a mujeres como a hombres, así que los hombres también pueden leer!)

(El texto en itálicas son palabras de diferentes conferencistas durante las sesiones de 2014 y 2016).

1. Prueba de caminata

city-woman-feet-legs

Una buena medida para saber en qué condición física se encuentra un/a paciente de Hipertensión Arterial Pulmonar es la prueba de caminata de 6 minutos (PC6M).

Como regla general, si te va bien en la prueba de caminata de 6 minutos, puedes tener una vida sexual activa.

Tú, como paciente informada/o sabes lo que significa salir bien en la PC6M. Si tienes dudas, pregunta a tus doctores y enfermeras. Hay un mínimo de metros que hay que caminar (alrededor de 390), tu presión arterial debe subir como respuesta saludable al esfuerzo físico, tu saturación de oxígeno debe mantenerse en un nivel razonable, y tu frecuencia cardiaca no debe irse a la estratosfera.

2. Actividad física regular

pexels-photo-68468
Haz ejercicio leve bajo autorización y supervisión médica

Hay baches difíciles en la Hipertensión, periodos de tiempo en que síntomas severos se presentan y no podemos pensar en otra más que en sobrevivir. Tener intimidad con una pareja no es una prioridad en lo absoluto. Pero a veces, después de esa tormenta llega el sol de nuevo y nuestra vida vuelve a sentirse normal. Sin embargo toma en cuenta que…

No puedes saltar de nuevo al trote, necesitas ir despacio contigo misma y con tu pareja, y gradualmente volver a acostumbrar a tu cuerpo al esfuerzo.

Aquí hablamos de controlarnos un poco y no soltarnos el chongo como si fuéramos artistas de circo. Hay que ir despacio, pues nuestra salud siempre es la Prioridad #1.

Seguir regularmente una rutina de ejercicio ayuda a aumentar la resistencia.

Bien dicen que es más saludable el ejercicio regular, por más ligero que sea, que arrebatos esporádicos de ejercicio cada luna llena. Lo que queremos es lograr mejorar nuestra condición física, no quemar la poca que tenemos.

3. Escucha a tu cuerpo y conoce tus límites

En muchas ocasiones nuestro cuerpo sabe las cosas antes de que nuestro cerebro se ponga al corriente. Pon atención y haz las pausas necesarias, o detente por completo si tienes algún malestar inusual. Es normal cansarse y tener falta de aliento, pero no es normal si se presentan a un nivel excesivo. Sentirse mareada tampoco es normal y debes parar inmediatamente. Arritmias, palpitaciones o dolor de pecho también pueden ser indicadores de que tu cuerpo necesita que suavices o detengas tus galopes.

El oxígeno suplementario es a veces recomendado para el ejercicio, y en este contexto también puede ser de beneficio.

person-couple-love-romantic
Sólo por favor, no hagas acrobacias

4. Posición cómoda

woman-bed-female-attractive

Usa tu imaginación, o busca en internet las posiciones más cómodas para ti. Posiciones en las que tu esfuerzo sea mínimo, y el área de tu tórax esté relajada y sin peso que te oprima. Queremos que respires cómodamente y no te desmayes ni sientas que te ahogas. Experimenta con varias hasta que digas “¡Eureka!”

5. Momento oportuno

pexels-photo-70298

La fatiga y la disnea (falta de aire) son tremendamente normales en pacientes con Hipertensión Pulmonar. Es como nuestra bandera. No te desesperes porque te sucede, sólo aprende a manejarlo a tu conveniencia. Elige el momento más oportuno para disfrutar con tu pareja; quizás esto signifique preferir la mañana, cuando estás fresca y descansada, y acabas de tomar tu medicamento, que en la noche, cuando traes el cansancio de todo el día y es más probable que tu cuerpo vea la cama con ojos de “¡Mmm… dormir!” en vez de “Mmm… *sonidos de beso*”.

6. Diversifica

pexels-photo-236287

Explora diferentes maneras de expresarle tu amor y tener intimidad, sin que tú termines hecha pomada y con ganas de dormir por tres días. Aquí hay una lista con muchas sugerencias útiles y lindas que puedes intentar. ¡Inspírate y crea tu propia lista!

7. Comunícate

pexels-photo-58572

Expresa lo que sientes y lo que quieres, es la clave para juntos encontrar la mejor opción. Asegúrate de que estás con una persona que entiende la situación de vivir con una enfermedad crónica y no sólo te acepta, sino que te ama tal y como eres, con todo lo que implica ser tú.

AHORA que has leído estas recomendaciones, puedes tomar mejores decisiones con respecto a tu vida sexual como paciente de Hipertensión Pulmonar. Quizás le agregues más corazoncitos a tu relación de pareja, o tal vez mejores tus relaciones casuales, o quizás decidas ser un espíritu libre que busca otro tipo de experiencias agradables en esta vida en cuyo caso este artículo te puede servir igual de bien para cualquier otro tipo de actividad física.

Lo importante es siempre actuar inteligentemente, sabiendo que no somos de hule, y que tenemos un corazón y unos pulmones qué cuidar. Y siempre, siempre, siempre consulta a tu médico antes de hacer cambios en tu rutina física.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s