¡Aguas con el frío!

Como pacientes de una enfermedad de pulmones y corazón, nuestro tórax es un cofre de tesoro que debemos cuidar como Gollum quería cuidar el anillo, pero nosotros sí debemos lograrlo, no como él, que lo perdió y se volvió loco.

En nuestro tórax guardamos 2 de los órganos más importantes para nuestro cuerpo, y de los más susceptibles al clima frío también.

Las personas que padecen una enfermedad que afecta los pulmones debe ser más precavida de lo normal cuando se trata de evitar contagios. Un simple resfriado o una tos ya no son tan inofensivos, pues algo simple puede convertirse en una neumonía si se complica.  Así que, ¿qué dices? ¿Nos arriesgamos o nos cuidamos mucho?

Tips para el frío con HAP:

  • Cuando salgas, cubre bien todos estos puntos:
    • Pecho y cuello.
    • Boca y nariz.
    • Pies y cabeza.
    • Usa ropa holgada y calientita para que puedas respirar bien estado bien abrigado/a.

pexels-photo-54204

  • Antes de cambiar de aire (antes de salir al frío o entrar al calor) haz varias respiraciones cortas, luego inhala de un lado de la puerta, y exhala del otro lado. El cambio será más suave.
  • Procura no pasar demasiado tiempo en el frío.
  • Es mejor parecer huraño que saludar a alguien que está resfriado/trae tos o gripe/etc. Saluda de lejos, con la mano. O si lo prefieres, diles tú a ellos “No te saludo porque creo que me ando enfermando”. Una mentira blanca si no quieres herir los sentimientos de nadie. Te echas la responsabilidad y les haces saber que no es por esos sino que los quieres proteger.
  • También puedes usar un cubrebocas. Cámbiatelo cada cierto tiempo, usa el sentido común. No uses el mismo cubrebocas desechable durante 20 horas.
  • Lávate las manos meticulosamente, para evitar la propagación de gérmenes. De esta manera te proteges a ti mismo/a y a los demás.

como-lavarse-las-manos

  • Trata de usar poco la calefacción, pues el aire caliente y seco te puede irritar las vías respiratorias.
  • Si te enfermas y te prescriben antibióticos, termina de tomártelos como los indicó el doctor, aunque ya te sientas mejor. Esto es muy importante para que tu cuerpo no se vuelva resistente a la bacteria que te hizo enfermar.
  • Usa toallas desinfectantes sobre superficies como mesas o escritorios, especialmente si hay alguien enfermo cerca. Limpia perillas, controles remotos, teléfonos, etc.
  • Aunque los baños calientes suenan de maravilla en esta temporada, no te cocines como pollo. Mejor usa agua tibia o un poco calientita. Si usas agua muy caliente o prolongas tu baño demasiado te puede afectar la circulación o bajarte la presión sistémica. En el peor de los casos te puedes llegar a desmayar. Mejor cierra la ventana y puerta del baño para que no entre el frío; o pon un rato la calefacción para que el cuarto de baño tenga una temperatura más agradable y no sientas la necesidad de usar agua demasiado caliente para bañarte.
  • Si te sientes débil, pide ayuda para bañarte.
  • Toma bebidas calientes.

pexels-photo

Y sobre todo, ¡no olvides disfrutar! Muchos nos quejamos cuando hace mucho calor, así que éste es nuestro momento para olvidarnos del sudor tan molesto, y pasar tiempo en casa haciendo actividades en el interior y ¡compartiendo momentos con nuestros seres queridos!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s