La Vida con HAP

Abrí este blog con la intención de alcanzar a más personas con el contenido de un Boletín llamado De Corazón, iniciado en 2016. De Corazón tocaba temas relacionados con la Hipertensión Arterial Pulmonar, sus efectos en el cuerpo, síntomas, tratamientos, y recomendaciones para los pacientes y cuidadores.

Mi hermano Angel, en respuesta a mis pensamientos en voz alta de sentir que no alcanzaba a suficientes lectores, me sugirió hacer publicaciones más pequeñas de forma frecuente. Así, en lugar de una publicación grande cada determinado tiempo, podía ofrecer información útil y beneficiosa regularmente, y más fácil de digerir para todos.

El tema de vivir sanamente me interesa desde hace muchos años, aunque no sea la mejor siguiendo todos los lineamientos todo el tiempo. Lo intento, como imagino que todos lo hacemos, incluido tú, lector. Pero después de que el 2016 me azotara contra los escombros como Hulk a Loki, repetidas veces, mandándome al hospital y manteniéndome en un limbo entre reposo relativo y absoluto durante los 365 días en que transcurrió, el 2017 arribó lleno de promesa, con una nueva oleada de inspiración de que quizás sí todo sea mejor este año. De que quizás yo pueda contribuir en gran medida para que así sea.

Una de mis doctoras (porque me atienden muchos médicos) me dijo alguna vez algo así como “Vive bien, pero dignamente.” Me encantó. Hablábamos de cómo yo terminaba exhausta por varios días después de 1 solo día de actividad. Según lo entendí, el comentario se refiere a aprovechar cada día “al máximo” (aunque ese máximo se vea diferente para cada quién) pero sin agotar los recursos de mi cuerpo de manera que termine hecha paté al final del día. Es decir, no se trata de ir al Wizarding World of Harry Potter y caminar de sol a sol como si fuera invencible, para después pagar el precio sintiendo que me muero “sin entender por qué”. Más bien sería disfrutar del paseo en silla de ruedas o scooter eléctrico, por ejemplo, para cuidar mi energía, y hacer pausas conforme las requiera mi cuerpo. La magia está ahí, y yo también, para disfrutarla. Necesito cuidarme si quiero ser feliz con el cuerpo que tengo.

Como en muchas ocasiones lo he pensado, de algo tiene que servir que me haya tocado experimentar problemas de salud. Me ha servido para ser agradecida con la salud que sí tengo, pues estoy consciente de que hay quienes viven enfermedades más difíciles, o que deben experimentarlo sin acceso a atención médica. Aunque la HAP me haga pasar muy malos ratos, a mi no me falta nada. Tengo todo lo que necesito. He sufrido, y otros millones de personas sufren también por enfermedad, y todo esto es frustrante y una basura. Pero no todo está perdido. La medicina está trabajando, y cada uno de nosotros puede hacer algo con lo que tiene. En mi caso, si para algo he de usar las palabras, que sea para ayudar a otros como yo. Que pueda todo esto servir de algo.

En este blog encontrarán todos ustedes explicaciones sencillas de la Hipertensión Arterial Pulmonar, de tratamientos, síntomas, formas de ayudar, buena alimentación, y sugerencias para vivir mejor. También tengo la ligera esperanza de que gracias a blogs como éste, las personas que tienen algún tipo de Hipertensión Pulmonar que no estén diagnosticadas, puedan conocer esta enfermedad y obtener diagnóstico y tratamiento oportunos, lo cual trae mayores probabilidades de lograr vivir bien por mucho tiempo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s